PRESENTACIÓN


Proyecto E.D.I. nace como lugar de encuentro para la investigación y la creación de espectáculos escénicos que combinen el empleo de nuevas tecnologías interactivas en directo. 

Para ello, perseguimos la creación de un contexto de trabajo colaborativo entre artistas e ingenieros, esto es, entre creadores de artes escénicas, dramaturgos, actores, coreógrafos, malabaristas, bailarines, ...,  en un diálogo abierto y participativo con técnicos audiovisuales, de sonido, iluminación, programadores informáticos, ..., lo que abre una nueva vía de posibilidades creativas.



QUÉ ENTENDEMOS POR ESPECTÁCULO DIGITAL INTERACTIVO


Inmersos en una sociedad en plena revolución tecnológica y bajo un panorama artístico europeo en continua reflexión sobre el espacio escénico, el espacio público y las nuevas formas narrativas que surgen de la introducción de la tecnología digital en escena, nos basamos en las ideas de Marshall McLuhan[1] para considerar que cualquier tecnología puede entenderse como una extensión de nuestro cuerpo y mente. 








Esto, extrapolado al terreno de las artes escénicas, significaría que las nuevas tecnologías son una herramienta más a disposición del artista como recurso de expresión que nos posibilitan 






En nuestra opinión, la combinación de las nuevas tecnologías y las artes escénicas y, con ello, la posibilidad de controlar en tiempo real las proyecciones de vídeo en función del sonido y de los movimientos de los artistas sobre el escenario permite la creación de nuevos espacios escénicos y cuerpos humanos que superan sus límites físicos e interactúan con todo un entramado de luces, proyecciones y sonidos. 


Así, el creador escénico en combinación con la tecnología, cambia el foco de la conciencia interna del cuerpo en un espacio físico, real e inalterable, hacia una nueva arquitectura relacional donde el movimiento del cuerpo crea formas sobre el espacio, y dichas formas influyen en el próximo movimiento del cuerpo en un proceso de retroalimentación. Una nueva consciencia del movimiento que deja de ser un flujo continuo e independiente para convertirse en un movimiento fragmentado, continuamente atravesado por los efectos que provoca sobre el resto de elementos que componen la escena y que varían en función del mismo. 


En la contemporaneidad podemos considerar que el movimiento del cuerpo humano es uno de los componentes visuales del lenguaje escénico, quizá el principal, pero no el único: la luz, los escenarios, los propios cuerpos, las proyecciones de vídeo y tantas otras posibilidades son también elementos visuales que en su conjunto generan el sentido global de la obra.

[1] McLuhan, Marshall, Understanding Media, MIT Press, Masachusset, 1964. (trad. Española. Comprender los medios de comunicación, Ed. Paidós, Barcelona. 1994)

extender nuestra mente al exterior de nuestro cuerpo en nuevos escenarios vivos y cambiantes generados por ordenador.

... la televisión como extensión de nuestros ojos, el teléfono como extensión de nuestra voz y oído, …